jueves, 31 de diciembre de 2009

Feliz 2010


Se nos acaba el 2009, en él hemos dejado muchas cosas que nunca más volverán.
Momentos que quedan convertidos en recuerdos.
Los buenos son para guardarlos en un lugar especial del que podamos echar mano cada vez que queramos volver a saboréalos, porque para eso son buenos y por eso los guardamos donde sabemos que están y que no se pierden, dentro del corazón.

Los malos, mejor meterlos en un baúl, y enterrarlo en un lugar lejano bien oscuro del que si podemos evitemos hasta el recuerdo.
No vale la pena terminar el año con mal sabor de boca.
Tampoco con estrés ni carreras, total el año se terminará igual hagamos lo que hagamos y ya dio de sí lo que tenía que dar.

Si hemos perdido a algún ser querido este año, recordémosle con amor y una sonrisa.
Tal vez es pronto para eso, pero pensemos que esa persona nos querría ver mejor con una sonrisa que con una lagrima.
Sonriamos pues a su recuerdo y hagámosle ese regalo esta noche.

Si algún proyecto no nos salió bien, pensemos que ha sido una escuela de aprendizaje para que los próximos salgan mejor.
Y proyectemos nuevas cosas, hay tiempo mientras estamos vivos.

Si se nos cayeron al piso las ilusiones, soñemos con otras nuevas y subámoslas a la azotea, al lugar más alto que podamos y soñemos con ellas para que se hagan realidad.
Total soñar es gratis y reconforta.

Si algún amor no apreció lo que le dábamos, no lloremos, pintémonos una hermosa sonrisa y disfrutemos de la vida.
La vida es amor, el amor mueve el mundo, y es una pena quién no lo aprecie porque se lo pierde.
Así que no imitemos a quién no nos valore y queramos nosotros mismos y no nos machaquemos.
Si le damos la vuelta podremos apreciar a quien si nos quiere y no llorar al que se lo ha perdido.

Si este año hemos tenido salud, comida, techo con cama caliente, ropa que ponernos y alguien que nos mire con amor y nos sonría, hemos sido muy afortunados.
No ha sido un año tan malo.

Yo ha este nuevo año le pido salud para poder continuar dando la lata, viviendo y escribiendo.
Amor para poderlo regalar y recibirlo y valorarlo.
Trabajo para poder seguir siendo independiente y cubrir mis gastos y los de los míos para tener una vida digna.
Familia, que no me falte porque son mi motor, mi alegría y mi fuerza.
Amigos, mantener los que tengo porque los quiero, los valoro y los necesito para ser feliz y compartir el camino de la vida para que sea más ameno para todos.
Pero aun tengo sitio para más amigos sinceros y nobles.

También me gustaría que este año viéramos menos miseria de todo tipo.
No porque nos la escondan, si no porque disminuya.
Solidaridad para compartir, porque dar lo que nos sobra no es compartir, a eso se le llama limosna.
Respeto, en términos generales, y que no juzguemos alegremente a nuestros semejantes sin mirarnos antes en un espejo.
Alegría para disfrutar de cada momento dándole el valor que tiene y sabiendo que no vuelve, así que inteligencia para saber aprovecharlo y vivirlo.

Y vida, para poder el próximo 31 de diciembre hacer un nuevo recuento del año y empezar otro con renovadas ilusiones.

Quiero compartir mis buenos deseos con todo el que me quiera leer y con el que no tenga ocasión o ganas también.

Un calido abrazo y FELIZ 2010

jueves, 17 de diciembre de 2009

Llueve.

Llueve.
Miro la lluvia a través de los cristales y llueve.
Abro la ventana y siento la brisa fresa, húmeda, y respiro.
Cierro los ojos y dejo que me embriague los sentidos.
Olores que te transportan y llegan llenos de vida.
El agua fresca de la lluvia traerá de nuevo vida a la tierra.
Se limpia la atmósfera y huele a limpio.
Siento paz, relax.

Me gustan estos días de lluvia, suave y constante.
Renovadora, sin destrozos, solo alimentando la tierra.
Lejos de sentir tristeza me hace bien, me trae paz.

Sigo mirando como cae el agua, las montañas a lo lejos se ven grises.
Veo correr el agua calle abajo limpiando todo a su paso.
Pienso que ojalá el agua de la lluvia se llevara calle abajo tanta miseria.
Toda clase de miseria, la material y sobretodo la humana.
Que se la llevara bien lejos al fondo de una cloaca desde donde no pudiera salir y a donde nadie pudiera caer.

Ojalá el agua de la lluvia pudiera limpiar al mundo de hipocresía.
De prepotencia y de crueldad.
De ignorancia y de maldad.
Que el egoísmo se fuera resbalando con el agua hasta desaparecer.
O mejor aun se acumulase todo en un charco hasta ahogarse.
Que ese charco fuera tan grande que de él manase la abundancia transformada en generosidad.

Y que eso fuera una ilusión en el alma humana.
Una ilusión tan hermosa como el arcoiris que sale tras la lluvia.

Un arcoiris grandioso convertido en una puerta donde al entrar por ella
fuéramos todos iguales.
Todos igual de empapados por esa lluvia de generosidad que limpie el alma y el espíritu de egoísmo, de mezquindad.

Sigo mirando la lluvia mientras escucho una música que me transporta a seguir imaginando como me gustaría que fueran las cosas.

No dejo que llueva en mi corazón cuando pienso.
No sirve de nada.
Elijo entrar en mi propio arcoiris y comparto contigo esa música.
Escúchala y déjala que te lave el alma.
Cuando la tengas limpita te invito a entrar por mi arcoiris.
O mejor busca el tuyo e invita a otros también hacer lo mismo.

Seria bonito llenar el mundo de arcoiris.
Todo lleno de hermosos colores que ayuden a pintar sonrisas en un mundo desesperado y lleno de desaliento donde todo está tan mal repartido.

Mientras yo sigo mirando la lluvia a través de mis cristales y sueño despierta.





lunes, 14 de diciembre de 2009

Te deseo........



Te deseo ....
Besos en el alma
Sonrisas en el corazón.
Caricias en la piel que te transporten al placer y te llenen de paz.

Cerrar los ojos y sentir.
Ser capaz de relajarte y disfrutar.
Aventurarte sin miedo solo dejándote llevar sintiendo.

Sentir amor, sentirte amada, amado.
Toda una vida disfrutando del amor.

El despertar, la mañana, el silencio.
Los pensamientos, el encuentro contigo......y ....paz.

Comienza un nuevo día.
Uno más, otro igual, diferente, tuyo.
Proyectos, anhelos, planes, ilusiones...
Lo bueno, el deseo de que continúe esa inquietud día a día.

Sentirte vivo y con ganas.
Que no pese, que sea una nueva ilusión, un nuevo despertar.
Uno nuevo cada día.

Respeto a quién eres y como sientes.
Triunfos y realizaciones.
Estabilidad y más paz.
Calor humano.
Familia.

Amigos, de los buenos.
De los que están, de los que son de verdad.
Esos a los que aunque haya pasado el tiempo recuerdan que eres amigo.
A los que no importa que no veas pero que sabes que están.
Esos que hacen que tu corazón sonría.

Sonrisas, miles de sonrisas que hagan explotar tu belleza hasta que te salga por los ojos y se pinte en tu cara.

Fuerza y ganas para seguir luchando y construyendo tu vida.

Salud que nunca te falte y que tu corazón no envejezca.

Te deseo en esta Navidad y para no solo el nuevo año que se avecina.
También quiero extender estos buenos deseos para los restos de una vida entera.
Sin limites al tiempo ni las ilusiones.
Que el niño que llevas dentro tarde mucho en crecer y no te sientas viejo.

Para que puedas sentir muchos besos en el alma y sonrisas en el corazón hasta que te ericen la piel y sepas que sigues estando vivo.

¡Feliz Navidad!

lunes, 7 de diciembre de 2009

El precio de una vida.

De la calidez de un seno materno, a la crudeza del dolor que cuesta abrirse camino para salir a la vida.

Un nacimiento, una ilusión, una responsabilidad, una vida en tus manos.

A la alegría se suma la preocupación de la que no te libras, pensando y esperando que todo vaya bien.

Y aumenta la familia, y el amor compensa las noches sin dormir.
Y crece tu orgullo mirándote en tu retoño que crece.
Y te acostumbras a esa nueva responsabilidad que llena tu vida.
Pasa el tiempo y cuando piensas que todo esta bien, alguien que no piensa, coge un coche sin carné y sin seguro, da marcha atrás y de un golpe te rompe la vida.
Te la rompe porque se lleva con su insensatez la vida de tu pequeño de solo dos años.
Y ahora te dicen que sigues vivo, que la vida continua, y que creas en la justicia.

¿Pero quién te lo devuelve?
¿De qué justicia te hablan? ¡Tu no estás para entender de justicia!
¿Indemnización? ¿Cuánto vale una vida?
¿Quién le de vuelve a él la vida?
¿Quién tenía derecho a robarle su futuro y a ti el orgullo de verlo?

Pasa el tiempo y tristemente la vida continua, en eso si tenían razón.
Han pasado tres años antes de una sentencia.
En esos tres años la vida te ha dado una hija que te ayuda a seguir en pie y te da un nuevo motivo para vivir, un nuevo sentido a tu vida.

Y por fin llega la sentencia.
Una multa de 300 euros pagaderos en 50 días a 6 euros diarios.
Eso dice que valía la vida de tu hijo.

¿Quién tiene autoridad moral para decir qué precio tiene una vida?
¿Qué clase de persona es capaz de valorarla en tan poco?
¿Y a eso le llaman justicia?

Un juez, autoridad suprema en su sala dicta la sentencia.
Yo me pregunto.
¿Cuánto valen los zapatos que lleva?
¿Y el cinto? ¿Es de piel y de marca a juego con los zapatos?
¿Y el traje y la camisa?
¿Qué coche tiene? O ¿cuántos coches tiene?
¿Qué se gasta en un cena?
¿Y sus vacaciones, donde las pasa?

No lo sé, pero francamente pienso que cualquiera de estas cosas seguramente superará los 300 euros.

Y yo me quedo con la voz entrecortada del padre cuando leía la sentencia en televisión.
Y con los ojos y la cara de su madre cuando decía:
¡Es que la vida de mi hijo vale más que la de un perro!

Parece una frase hecha, pero no, hoy en día cualquier perro de raza, entre las más comunes no baja de 600 euros.

Y yo, una amante de los animales,
a los que nunca me ha gustado ponerles precio,
le digo que si señora, que la vida de su hijo valía más que la de un perro.

¡La vida de su hijo no tenía precio!

lunes, 30 de noviembre de 2009

Vaya semanita, uffffff, para no olvidarla.

Empecé el lunes con mariposas en el estómago porque el martes regresaba mi brujilla de Suecia.

De repente todo fueron maletas...............
Unas que llegaban, con ellas las ganas de volver a casa y el calor del hogar. Abriéndose con ilusión para sacar de ellas regalos, detalles pensados en el momento que la ausencia se hace grande, tan grande como la cuenta atrás.

Alegría por el reencuentro, abrazos cálidos y mucho amor.
Preguntas, cuentos, risas, historias.....
Y la vuelta a la familia.

Por otro lado más maletas, mucho ir y venir.
Estrés, miradas cómplices y palabras que se quedan en el silencio.
Miradas que lo dicen todo sin querer hablar para no romper.
Para no perder esa fuerza que nos mantiene sonriendo ante la ausencia que ya se huele aun estando tan cerca.

Ninguno queremos hablar de lo rápido que se está pasando el tiempo.
Solo queremos disfrutar de estar de nuevo estos dos días todos juntos.
Y nos pintamos una sonrisa que en ocasiones es trémula y entonces nos damos la vuelta y escondemos esa lagrima que quiere salir.

En medio de todo, los preparativos para mi cumpleaños.
Sencillo pero especial.
Una comida en familia que me apetece preparar.
Algo rico que guste a todos y que prepara mamá.
Algo especial para un día especial.

Pero que extraña me he sentido todo el día.
Como si tuviera un agujero dentro.
Me concentro en la cocina y me relajo.
Cocinar me gusta, me relaja.
Y preparo un cordero al horno.
Unas papitas panaderas, con cebollita y pimientos rojos.
Y pan calientito.
Para la tarde una tarta de mango, con mus de fresa y nata.
Decorada con golosinas de chocolate que le de color.

Me digo a mi misma que debo aprovechar el tiempo y disfrutar.
Así que me sacudo la tristeza que hace intentos de ahogarme el corazón y pillo la cámara de fotos y me voy a atrapar recuerdos de este día.

No quiero estar triste, no puedo estar triste.
No sería justo, hay que pasarlo bien.
Y bromeamos, nos sacamos fotos unos a otros...
Comemos en familia y luego nos relajamos un rato cada uno a su aire.

Me sacudo como mi perro pero al revés, porque después me doy la ducha.
Llega mi querida Jenni y después muchas más personas que me quieren, a mi y a la familia.
No solo es mi cumple, también es la despedida de Willy.
Que puedo decir.... mucho cariño por todos lados, muchas risas, muchas llamadas... y sobre todo calorcito del bueno.
¡Cómo voy a ponerme triste!
Decido disfrutarlo y lo consigo.


Ya más tarde llega la despedida.
Una larga noche, con inconvenientes de equipaje incluidos, pero al final todo salió bien y se fueron.
Vuelta a casa, ponemos música en el coche y miramos los aviones que despegan.
¿Será ese?
Al llegar, ya amaneciendo, el pobre perro que se vuelve loco cuando nos ve, pensaba que nos íbamos todos con tanta maleta ¡el pobre!

Han llegado bien y están disfrutando en familia.
Y gracias al ADSL que los enamoró a ellos nos podemos comunicar ahora.

El sábado cumplimos Jenni y yo 14 años de empresarias, como pasa el tiempo.
Ella lo celebró traduciendo y yo poniendo la casa al día después de tanto movimiento por aquí.

¡Así que una semanita para no olvidarla. Todo vino juntito!
Pero soy feliz y tras este cóctel tan especial de sentimientos.
Me quedo con la sonrisa puesta.

jueves, 26 de noviembre de 2009

“Sensación de felicidad”



Dicen que la felicidad completa no existe, que eso es una utopía.
Yo creo que la vida se compone de momentos felices.

Lo que sí es cierto es que es un sentimiento,
y que ese sentimiento nos hace hasta más bellos.
Cuando nos sentimos felices se nos esparce por dentro esa belleza,
y culmina haciendo brillar nuestros ojos y pintándonos una linda sonrisa.

Que bonito es ser feliz y ser capaces de contagiar nuestra felicidad.
Pero la felicidad empieza por uno mismo.
Aceptándonos tal como somos, sintiéndonos a gusto.
Entonces es cuando llega la felicidad.

Después está el compartir, el dar y el recibir.
Si no estamos dispuestos a dar es difícil recibir,
pero no porque otros no quieran darnos,
a lo mejor es que ni si quiera somos capaces de darnos cuenta,
y se nos escapa, nos lo perdemos.

Pero hay esos días ciertamente especiales.
Esos días que nunca olvidaremos,
cuando tenemos la suerte de contar con gente que nos quiere,
y que además no se lo calla, nos lo dice y lo demuestra.
Eso es tan bonito, tan valioso,
que solo por eso merece la pena vivir.

Muchas veces nos negamos nosotros mismos la posibilidad de ser felices.
Nos volvemos ciegos, sordos y torpes
para detectar esa felicidad que quiere entrar,
y le cerramos la puerta en las narices.

Hay tantos motivos para ser feliz
mientras llegan esos momentos especiales.

El solo hecho de estar vivo.
El ver la luz del Sol y sentir su calor.
Poder dejar volar la imaginación y jugar ha hacer formas con las nubes.
Relajarse escuchando el mar y dejarse flotar en sus aguas.

Sentir el aire fresco en la cara.
Ver y oír la risa de un niño.
Sentir una vida latiendo en tu vientre.
Ver como crecen esos hijos que te llenan la vida de amor.
El amor entre hombre y mujer y compartirlo todo.....

Es una pena cuando no le damos valor a lo que tenemos,
porque aunque en los malos momentos no lo creamos,
siempre tenemos algo valioso por lo que ser felices,
y lo más seguro que será algo que no tenga precio
y que no se pueda comprar.

Solo debemos detenernos a reflexionar un poco y darnos una oportunidad antes de seguir adelante.

Nosotros podemos ser nuestro mejor amigo
Y los amigos se quieren y se tratan bien,
pero sobre todo se respetan y se aceptan tal como son.
Antes de buscar amigos fuera atendamos al que tenemos dentro y hagámosle la vida más fácil y más feliz, vale realmente la pena.


26/11/97
“Escrito después de una fiesta sorpresa por mi cumpleaños ofrecida por mis amigos”

Han pasado ya 12 cumplaños desde que escribí estas palabras, y me enorgullece decir que he conservado esos mismos amigos y además han aumentado en número.
Hoy he recibido muchas llamadas y mensajes, muchas visitas en casa.
Me han acompañado en este día tan especial y distinto que aun no ha terminado.
En el que me esperan muchas más emociones por vivir.
Mi hijo, mi nuera y mi nieta esta madrugada se van por fin a Perú.
Llegó el día tan esperado.
Me debato entre la alegría y la tristeza.
Llevo todo el día sintiéndome muy extraña.
Nunca me había sentido así.
Es un día especial y difícil para la familia.
No le he dicho a nadie como me siento,
por eso escribo.
Bueno, este fin de semana si me animo.....
¿Qué pasa Ana?
¡Te vas a animar!
A escribir y a subir esas fotos tan lindas que has sacado hoy.
¡Venga Ana, no faltaba más!
Enrrollate y saca esa positividad de la que presumes.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Inseparables


Cuando pienso en ti mi corazón sonríe,
mi alma se llena de paz y de alegría.
Siempre fuimos esa chispa que salta cuando nuestras energías se juntan.
Unidas desde el principio y para siempre.
Inseparables aun en la distancia y en el tiempo.

Nunca ha importado que nos veamos ahora o dentro de dos años.
Siempre es como si solo hubiera pasado un segundo.
El sonido de tu voz cuando te escucho en la distancia
es una caricia de amistad que me trae tu cariño.

He llorado y reído contigo desde hace toda una vida.
Y no quiero que me faltes nunca porque te necesito.
Te necesito tanto, que no me importa tenerte en la distancia,
porque siempre estás y has estado conmigo.

Te siento dentro, muy dentro y desde que te conocí te instalaste en mi corazón para quedarte para siempre.

Eres esa persona especial que siempre me ha comprendido sin la necesidad de hablarte.
Eres esa persona tan especial con la que he podido hablar de cualquier cosa.
Vaciarme por dentro, sin tener que pensar nunca en lo que digo.
Solo en como me siento, porque jamás me he sentido juzgada o analizada por ti, solo escuchada y amada.

Y cuando he estado triste y te he contado mis penas, has llorado conmigo, empezando incluso antes que yo, haciendo mi pena tuya.
Pero eres tan tonta y me quieres tanto, que has estado sufriendo y por no preocuparme porque sabes que estoy lejos no me has dicho nada para que no sufra.
Igual de tonta que yo, que he hecho lo mismo.

Pero es que entre tu y yo para sentir la amistad, el apoyo y el cariño no nos hace falta estar en el mismo sitio.
Basta con cerrar los ojos, y mirar dentro del corazón y ahí estamos, juntas para siempre, inseparables.

Hemos hablado tanto y de tantas cosas.....
Y caminando, caminando, y hablando, no importa a donde, caminado y hablando,
juntas, a cualquier parte, no importa, juntas.

Eres esa persona con la que sé que siempre puedo contar y a quién le puedo contar.
Amiga de alma dulce y generosa, sin materialismos, limpia, con chispa, loca.
Mi loca.

Cuantas locuras juntas empezando a descubrir lo que es la vida.
Cuantos cumpleaños juntas.
Hasta que seamos bien viejitas.
Pero marchosas, con la sonrisa pintada y con estilo postivo jajaja.
Pero el cumpleaños más largo fue cuando murió Franco,
¿recuerdas?

Nos pilló justo antes de nuestros cumpleaños.
Una semana de luto nacional.
Una semana sin clase.
Una semana completa de cumpleaños.
Empezamos antes del tuyo y seguimos después del mío.
Cumplíamos 15 y 14.
No entendíamos ni queríamos entender de política.
Solo sabíamos que teníamos una semana de fiesta para celebrar nuestros cumpleaños.

Hemos crecido, hemos vivido, nos hemos enamorado y fundado una familia.
Y hemos enseñado a nuestros hijos a querer a la amiga de mamá.
Y para ellos también hemos sido parte de la familia.
Lo he visto en los ojos y en la sonrisa de tus hijos.
En ellos he visto tu cariño a través del suyo.
Y eso querida amiga es porque les has hablado de mi.

Como yo lo he hecho con los míos.
Y siempre que me hablan o preguntan por ti lo hacen con esa misma sonrisa y ese mismo cariño, porque mis hijos también te quieren.
Eres mi familia porque yo te escogí.

Y aquí estamos querida amiga del alma.
Ya no cumplimos ni 15 ni 14.
Pero quiero envejecer con tu compañía.
Quiero seguir celebrando juntas muchos cumpleaños.
No importa que no sea en el mismo sitio.
Me basta con saber que estás viva, bien y feliz.
Porque este día, el de tu cumpleaños, el de hoy y el de todos los años,
yo pensaré en ti, y de esa forma estaré contigo celebrando y me podrás sentir muy cerca.
Tan cerca como siempre te siento yo a ti en el mío.
Porque mi corazón me avisa de que estás pensando en mi.

Quiero regalarte en tu cumpleaños, mil sonrisas.
Sonrisas que te hagan cosquillas hasta que enseñes los dientes y sonrías.
Un millón de besos y el aviso de cuando se acaben para mandarte más.
Un solo abrazo, pero tan fuerte y tan cálido que te haga llegar todo mi cariño que es bien grande.
Y que sepas que dentro de tres días mi mejor regalo de tu parte
ERES TU.

Feliz cumpleaños Mariloh, mi amiga del alma para esta y para TODAS LAS VIDAS.
Cuando nos reencarnemos seguiremos la marcha.
Inseparables aun en el tiempo y en la distancia.
TE QUIERO MUCHO, Y TU NUNCA DEJES DE QUERERTE ¿SI?
HAZLO POR TI Y POR MI.

(Es que quiero que me dures muchos años, jejejejejeje)

viernes, 20 de noviembre de 2009

Con el tiempo aprendemos que....


Acabo de recibir este video de un querido amigo de la infancia, Kike, y me ha gustado tanto que he querido compartirlo en mi blog para que todos los amigos que me leen puedan disfrutarlo.

Gracias por acordarte siempre de mi Kike y enviarme correos con cosas tan bonitas, sobre todo esas que te hacen pensar y valorar para aprender.
Un beso grande

martes, 17 de noviembre de 2009

ALAKRANA, por fin vuelven a casa.


Me he alegrado mucho cuando he escuchado la noticia de la liberación del atunero vasco ALAKRANA, retenido por piratas en el océano Índico desde el 2 de octubre.
Una eternidad para esos marineros y para sus familias.
Por fin regresan casa y se acabó esa pesadilla.

Yo soy hija de marino.
Mi padre lo fue por muchos años, la primera vez que se embarcó tendría unos 15 años y se quedó en tierra cuando yo tenía unos 12.
He pensado mucho en estos marinos, que como decía mi madre salen a ganarse la vida por esos mares de Díos.
En cómo se habrán sentido y en el miedo que habrán pasado, pensando si alguna vez volverían a ver a los suyos.

Es muy duro que tu padre no esté en casa.
Pero más duro es pensar si estará bien.
Yo he visto a mi madre disimular su preocupación muchas veces.
Cuando no sabes nada de él y esperas.

Una vez una niña del colegio me dijo:
Tu ya estarás acostumbrada a que tu padre viaje.
Nunca te acostumbras a que tu padre no esté.

Mi padre hacia travesías muy largas y en ocasiones estaba muchísimo tiempo fuera.
El viaje que le tuvo más tiempo alejado de la familia duro unos 11 meses.
Tengo muy vivo ese recuerdo, tendría unos 9 años.
Mi madre fue a buscarlo, yo oí la puerta y corrí hacía allí.
Mi padre soltó la maleta, se puso de rodillas, abrió los brazos y con los ojos llenos de lagrimas me dijo: ¡Que grande estás!

Esa imagen se ha quedado grabada en mi memoria para siempre.

La vida en el mar es muy dura, no solo por tantas ausencias y añoranzas de todo tipo, familia, amigos, mascota, el hogar, la cama, el barrio.........
Luego está la convivencia en el barco, que no es fácil.
Lo peor es cuando el mar se pone bravo, hay que pasarlo para saber que es.

Yo hice un viaje con mi padre que nunca olvidaré.
Tenía 11 años, mi padre un buen cargo en el barco, un mercante bien grande.
El era el mayordomo, lo que significa que se ocupaba de todo lo relacionado con la alimentación, desde el abastecimiento, pasando por lo que se va a comer y continuando por el personal, tanto de cocina como los camareros de oficiales.
Por eso tenía la ventaja de que la familia podía viajar con él alguna vez al año.

Y yo emprendí una gran aventura.
Era la única chica en el barco, así que todos me trataban muy bien y me lo pasé genial.
Pinté la cubierta, y hasta le corté el pelo un marinero jajaja.
Mi madre y yo volamos desde Gran Canaria hasta Málaga y allí cogimos el barco.
Hicimos un gran ruta, todo un verano.
Hamburgo, Rotterdam, Amberes.
Y desde ahí hasta Argelia: Orán, Annaba....... y de vuelta a Hamburgo.

Estuve un montón de días sin ver tierra.
Una se siente muy extraña, miras y miras por todos lados y no la ves.
Y así un día tras otro, y llegué a una conclusión:
O amas el mar, o no lo aguantas.
Para mi era una novedad y me relajaba mirar el horizonte.
Las puestas de Sol, la inmensidad de la noche, las estrellas.
Y los delfines........ eso fue una pasada.
Parecía que le hacían una carrera al barco.
Pero yo me acostumbré muy rápido y si antes me gustaba, aprendí a amar el mar.

Pero una noche si que me asusté de verdad.
Al principio me reí, pero luego el mar se puso bien bravo.
El barco parecía una cáscara de nuez en el mar.
Era como si sacudieran una alfombra y estuviéramos encima de ella.
Yo salí literalmente volando del catre al sofá que estaba enfrente.
Entre todos no teníamos suficientes manos para coger todo lo que se movía en el camarote.
Las olas cubrían toda la proa, y la tormenta duró toda la noche.
A media mañana el mar parecía un plato, como si nada hubiera pasado.

Pero yo aprendí a que hay que tenerle respeto al mar.
Y no solo eso, sino el valor tan grande que tenía el trabajo de mi padre.
Porque además de todo lo dicho se jugaba la vida por nosotros cada día en el mar.

Y por si fuera poco, ahora, como en las películas, aparecen los piratas.
Pero esto no ha sido una película, ha sido una horrible pesadilla para muchas personas, yo me alegro que haya terminado y que por fin puedan regresar a casa con los suyos.
Todos ellos tendrán un antes y un después de este secuestro, marinos y familiares.
Seguro que a partir de ahora le darán importancia a esas pequeñas cosas que a veces pasan desapercibidas en el día a día y que tanto habrán echado de menos en estos 47 días.

¡Bienvenidos a casa todos los de la tripulación del ALACRANA!

lunes, 16 de noviembre de 2009

Corazón “partío”

En estos días me siento igualita que la canción de Alejandro Sanz, con el corazón partío.

Por un lado tengo ganas de que pasen pronto los días para abrazar a mi hija y comérmela a besos porque la echo mucho de menos.
Hace casi tres meses que se fue a Suecia y es la primera vez que se va tan lejos y por tanto tiempo.
Y aunque por edad ya es una mujer, sigue siendo mi niña.

Por otro lado, me encantaría detener el tiempo para poder disfrutar más de la compañía de mi hijo, de mi nuera y de mi nieta, esa pequeñaja que me robó el corazón.
Se van los tres muy pronto a vivir a Perú, y se que los echaré tanto de menos.........
Que me duele pensarlo y prefiero mirarlos con una sonrisa y disfrutar del ahora con ellos.

Es la vida, cada cual debe ser libre para escoger su destino, o al menos eso pienso yo.
Y así los eduqué a los dos, que supieran que eran personas libres.
Porque los hijos no son propiedad nuestra.


Ellos llegan sin pedirlo, pero una vez están aquí son ya personas, diminutas, pero personas.
Y entonces dejas ya de vivir para ti para empezar a vivir preocupándote por ellos, y si te descuidas es un vicio esa preocupación que te puede robar tu propia vida y no jubilarte nunca de “preocupá”.

Hablo en femenino porque soy yo jejejeje, pero a cualquier padre le puede pasar esta maraña de sentimientos, no importa que seas hombre o mujer, importa la clase de persona que eres.

Al principio cuando eres novata, no puedes ni dormir y observas su respiración a ver si está vivo.
Para sobrevivir al principio o tienes un orden de prioridades o vas lista.
Porque como lo quieras tener todo controlado entonces ya te vuelves loca.
La experiencia si te lo montas con inteligencia hace que te relajes.
La otra opción es convertirte en una madre histerica de por vida.
Porque momentos de histeria los tenemos todos, hasta el más pintado, pero claro hay que reaccionar a tiempo.

Y van pasando los años y una sigue ejerciendo de madre, pero cada vez vas recuperando parcelas hasta tener tu propio espacio y además no sentirte culpable por ello.
Por no ejercer 24 horas a día, los 7 días a la semana, los 30 días del mes y nadie te libra de los 365 días del año, año tras año.

Así que pillas unas horas para ti cada vez que puedes, es lo mejor que puedes hacer, porque no solo eres madre, también eres persona.
Y de la cuna van a la guardería y luego al cole......
Y empiezan a salir a jugar y a caerse....
Y luego los primeros amores y las primeras decepciones....
Y la edad del pavo con la granja a cuestas....
Y los 18 años y voy y apago las velas y de repente me cae encima todaaaaaaaaa la sabiduría del mundo y todaaaaaaaaaaa la experiencia.
Y escuchas: Eso es mi vida privada, ya soy mayor de edad.
Y tu piensas: si pero vives aquí y aun te mantengo y ¿me vas a poner tu las normas?
Pero aguantas porque sabes que son jóvenes y que les tira la sangre.
Y tienes memoria y recuerdas tu propia fogalera de juventud.
Y coges aire, y piensas: el tiempo lo cura todo, es la edad ....
Y cuando ya has pasado por uno y con siete años de diferencia luego pasas por la otra piensas:
Si he sobrevivido a uno sobreviviré a la otra.

Y ahora los ves grandes, buscando su propio destino, eligiendo en libertad como yo les enseñé y que otra cosa puedo hacer que dejarlos volar aunque yo tenga el corazón partio.

martes, 10 de noviembre de 2009

Cupido viaja en ADSL



Una pantalla, un teclado, y el ciberespacio...

Hoy día gracias a la tecnología no existen las distancias.
Podemos conocer personas de cualquier país,
y todo ocurre en tiempo presente.
Algo antes inimaginable,
cuando una carta a veces tardaba tanto en llegar
que las noticias eran ya pasado.

Y en ocasiones, Cupido que es muy moderno,
se cuela por la conexión ADSL
entrando en el sistema de nuestro ordenador.
No es broma, a veces ocurre.

Empieza apoderándose de tu voluntad,
no te puedes despegar del teclado.
Si no tienes una Webcam, corres a comprarla,
pero mientras si es necesario te llevas la de tu madre,
no puedes esperar.

Y luego..... ya estás atrapado,
no quieres dejar de mirar la pantalla.
Pero eso ya no basta, no es suficiente.
Quieres escuchar su voz y le dices si acepta la videollamada.

Por fin escuchas su voz, y encima va y te canta.......
Ya no puedes hacer nada,
Cupido acertó de pleno con su flecha y estás enamorado.

Dos países, un océano de por medio,
pero como si fuera un charco.
El amor no entiende de distancias y no tiene fronteras.

Nada importa la diferencia horaria.
Aunque antes te encantara dormir,
ahora vives pendiente de la hora de la próxima conexión.

Hasta que un día no puedes más con tu sueño y decides que quieres dormir.
Pero ya no lo quieres hacer solo, de ahora en adelante quieres acostarte y despertarte cada día con tu amor, ese que te sonríe a través de la pantalla.

Y emprendes un largo viaje a tu destino, EL AMOR.
Durante el trayecto mil mariposas revolotean en tu estómago.
Es la ilusión, el anhelo, la incertidumbre y el miedo a lo desconocido.
La misma ilusión, anhelo, incertidumbre que siente tu amada que te espera.
Una apuesta muy alta por ambas partes.

Después por fin el esperado encuentro,
y la satisfacción de comprobar que era todo aun mejor de lo que podías esperar.

Y llega es momento dulce y esperado de estar al fin solos y juntos.
Lo demás es solo un aumento del comienzo,
cuando todo esta claro y el deseo es mutuo.

Una vida juntos, no importa donde, pero siempre juntos.
En cualquiera de las dos orillas del charco, pero juntos.

Porque todo el que os quiera respetara la decisión que tomen.
Y al resto siempre nos quedará...
Una pantalla, un teclado, y el ciberespacio...
Sin olvidarnos de la videollamada, claro.

Porque Cupido el del ADSL, existe.
No es un mito,
que yo no lo he visto,
pero una parejita muy cercana sí. jejejeje

Queridos hijos Willy y María,
esta es mi forma de felicitaros por el 3º aniversario de boda.
Me da gusto ver como se aman y complementan.
Ahora que se van a vivir a Perú,
les deseo toda la suerte y felicidad del mundo.
Pero estoy muy tranquila porque sé que tienen una familia maravillosa que les espera.
Y yo prometo cruzar el charco cuando pueda y conocer a mi familia peruana.
Sobre todo cuando me hagan abuela jajajaja que con Francesca ya me entrené.
Muchos besos y muchos años de feliz matrimonio.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Espíritu Libre


Inquieta desde antes de nacer,
dando patadas continuas y persistentes,
como buscando la salida a la vida.
Llegado el momento te bastaron solo 3 minutos
y ya estabas fuera, curiosa y atrevida.

Escaladora nata, loca y loca, cada vez más curiosa y atrevida.
Con prisa para todo lo que quieres.
Y pasmosa lentitud para lo que no te interesa,
siempre intentando que desistan de lo que no quieres hacer.

De temperamento fuerte y corazón valiente.
Tus ganas de vivir ganaron
y volviste a la vida agarrándote con uñas y dientes,
no conformándote con un plazo tan corto
y teniendo tantas cosas por hacer y por descubrir.

Alma solidaria y dulce,
escondida en muchas ocasiones bajo una armadura.
No te rindes fácilmente, no admites demostrar nunca derrota,
y te creces con coraje ante tus momentos de flaqueza.

De lagrima difícil ante el reto, y fácil ante la ternura y el sentimiento.

Has abierto tus alas de mil colores y empiezas a emprender el vuelo.
Bellas alas de bellos colores, brillantes, hermosos....
Pero no te olvides de buscar entre tus plumas
esa escala de grises entre el negro y el blanco,
que aunque no estés acostumbrada a verla,
sabes que existe entre plumón y plumón.

Te has dado tanto a extraños en ocasiones
que no has sabido valorar lo que tu vales.
Y de rebote te han fallado cuando has dejado tu camino
para acompañar en uno que no era el tuyo.

Ahora estás por fin pensando en ti
y en cual es el camino que quieres escoger.

Busca en tu interior, bucea dentro de ti,
regálate tu tiempo y espacio para ser tu.

Date esa oportunidad que por dársela a otros te has negado,
porque al fin has descubierto todo lo que tu vales,
y que tus límites solo te los pones tu.

Si tu confías en ti,
tu seguridad será evidente ante el mundo que te descubra.
Y el que no se de cuenta para valorarte se lo habrá perdido,
porque tu seguirás tu camino
y volaras con tus hermosas alas de mil colores.
Pero tu, mi bella hija, no lo olvides nunca.
¡ERES UN ESPÍRITU LIBRE!

lunes, 2 de noviembre de 2009

“Corazón Grande”

Estoy pensando tanto en ti
que siento ganas de escribirte.
Quisiera decirte tantas cosas,
aunque hemos hablado tanto...

Sé que estás atravesando momentos muy duros,
pero dentro de mí algo me dice
que pase lo que pase,
tu lograrás no perder tu nerviosa sonrisa.
Cada día te siento más fuerte.

Me dices que mi serenidad te relaja,
que mi optimismo te da confianza.
Y yo quiero decirte que tu fuerza me da energía,
que tu valor me da el optimismo de no rendirme.
Realmente te admiro.
Admiro tu tenacidad, tu fe, tu constancia...

Amiga de corazón dolorido
que lloras lagrimas de sangre
por ese trozo de tu carne que anda perdido.
Me conoces y sabes de mis creencias humanas,
pero yo te digo que Dios es grande.
Cariño, no pierdas nunca la esperanza
de que Él un día te lo devuelva.

Recuerda que mi hija volvió a nacer,
y yo deseo para ti esa misma suerte.
Corazón dolorido, pero solidario,
que tanto tienes dentro para dar.
No seas miedoso y mira tu interior
y comprueba el tesoro que encierras dentro.

Ábrete tu misma esas puertas
que para los demás tienes abiertas de par en par.
Date esa oportunidad,
porque tu la mereces más que nadie.

Luchadora y defensora de los derechos ajenos,
nunca olvides defender los tuyos dentro de ti.
Guarda una parcela en tu corazón
donde puedas descansar y amarte.

Constantemente te regalas a manos llenas,
das amor y quieres ofrecer seguridad a quién ni si quiera conoces
para evitarle ese dolor que tu sientes.

Te comprendo querida amiga,
pero recuerda que el amor parte de uno mismo
y después emprende el vuelo y se reparte.

Aprende a ser paciente contigo misma
y a no negarte oportunidades.
Estás creciendo, pero te queda un largo camino por recorrer,
que es lindo cuando se hace disfrutando del sendero a cada paso.

Quiero agradecerte el haberte encontrado por ese camino
y hacer el paseo juntas.
Vamos a retirar las piedras más gordas
y plantar flores en las orillas para embellecerlo.
Siempre encontraremos más piedras a medida que avancemos,
pero tendremos más experiencia en como quitarlas
y lo haremos más rápido.

Lo más importante será que haremos ese camino juntas
y nos daremos la mano para no perdernos,
Corazón Grande.

Ana Rial

Con todo mi cariño, admiración y respeto, para una persona luchadora como conozco pocas, mi amiga Nelly.
Feliz cumpleaños, recuerda que estas empezando a disfrutar otra parte de tu vida, con la diferencia que dan los años, que es saber lo que uno realmente quiere, solo en tu mano está el alcanzarlo.
Estira la mano y ponte de puntillas si es necesario querida.

3 de Noviembre de 1.998

Querida Nelly,
he rescatado este regalo que te hice hace unos años, para volver a regalarte mi cariño y mi respeto, porque a pesar de que la vida ahora nos lleva por diferentes caminos y vivimos en diferentes islas quiero decirte que en mi corazón siempre estarás y que a pesar de la distancia y el tiempo cuando la amistad es verdadera no disminuye ni el cariño tampoco.

Espero que estos años te hayan llenado más de amor que de sabiduría, porque sabia ya eras. Cuando abres la boca querida amiga siempre es para decir algo.
Solo espero que hayas aprendido a quererte y a valorarte más y a no guardarte el puesto de “la última de la fila”, porque te mereces el primer puesto por darte tanto a los demás, es hora de pensar en ti.

Todos están grandes y hasta ese trocito de tu carne que te hacia llorar lagrimas de sangre apareció y está bien y en buenas manos.
Ahora te toca a ti preciosa.

Te recuerdo siempre sonriendo, fuerte, generosa y amiga, y dentro de mi corazón cuando pienso en ti puedo aun sentir tu mano aunque ahora plantemos flores en veredas de caminos diferentes.
Te mando un gran beso en tu cumpleaños y te deseo que seas muy feliz.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Vida para vivirla

Corremos de un lado a otro incluso antes de levantarnos de la cama.
Siempre pensando en lo que hay que hacer aunque hayan pocas ganas.
Las obligaciones del día a día hacen que muchas veces 24 horas resulten pocas.

Y poco a poco dejamos que la rutina nos envuelva y si no nos damos cuenta se nos escapan esas pequeñas cosas desapercibidas entre obligación, agobio y responsabilidad, robándonos a nosotros mismos esa posibilidad de disfrutarlas.

Pensamos... el día libre haré tal cosa, en vacaciones haré esto, cuando me jubile me dedicaré a.........

¿Y mientras qué?
Mientras se te va la vida planeando y esperando tal y tal fecha.

Pero hay cosas en la vida que te hacen tener un antes y un después.
Que te hacen valorar el ahora.

A mí me gusta recordar lo bueno, olvidarme de lo malo y disfrutar el momento.
Planear por supuesto porque eso para mí es soñar....
Pero en medio de mis sueños disfrutar y vivir el momento.

El tiempo no pasa, pasamos nosotros por el tiempo porque él siempre está ahí.
Y antes de que pase más por el tiempo sin casi darme apenas cuenta, quiero fijarme más en cada instante, no perderme ninguno ocupada perdiendo el tiempo y disfrutar de él.

Como ese viaje en el que si solo piensas en el punto de destino,
te pierdes todo el trayecto sin apenas saber por donde has pasado.
¡Con lo bonito que es recordar el camino y saber como llegaste y disfrutar donde estás!

Todo camino es importante porque nos lleva a alguna parte.
Incluso de lo malo puede salir algo bueno, como el saber que sigues viva y con compañeros de viaje que te quieren.

Mi hija nació 2 veces, la primera en el paritorio, la segunda tras una caída y un coma a los 5 años.
Hoy tiene 22 y está en Suecia aprendiendo a ser independiente.

Mi madre está viva con casi 80 años y ha superado 2 veces el cáncer.
El último en octubre de 2008, casi no lo cuenta.
Pero este septiembre nos hemos recorrido juntas Barcelona caminando.

LA VIDA ES PARA VIVIRLA, NO PARA PASAR POR ELLA.

martes, 1 de septiembre de 2009

Un latir inquieto

Dentro de mi corazón siento un latir inquieto,
no lo dejo que me angustie,aunque lo intenta.

Mientras, hago un esfuerzo e intento alejar de mi mente pensamientos desagradables y relajarme.
No es fácil,
los pensamientos se mezclan negándose a que los controle,
pero yo sigo en mi intento.

Me doy una vuelta por recuerdos bonitos y agradables,
y así le doy una patada a lo que no me gusta pensar.
Los echo fuera pero insisten en entrar y yo insisto en echarlos.

Sigo mi paseo, cierro los ojos, me relajo y disfruto.
Recuerdos que recorren mi mente y se transportan a la piel,
a la boca a mis manos....
Los agarro con fuerza y no los quiero soltar.

Ya sonrío.... y ahora no preocupa lo que pudo haber sido y no fue.
No me preocupa lo que fue porque lo que pasó, pasó y por algo pasó.
Nunca pasa nada por nada.
A veces en su momento no comprendemos por qué
Y duele, duele solo de pensar.

Pero el tiempo se ocupa de poner todo en su sitio,
Y lo hace ¡vaya si lo hace!

Por eso se que está en mi cambiar lo que puedo cambiar,
y aceptar lo que no puedo cambiar.
Pero también está en mi la aptitud que voy a tomar,
¡eso si está en mis manos!

Decido seguir disfrutando de bellos recuerdos y atraerlos cerca, muy cerca,
hasta volver a sentirlos, a vivirlos como si estuvieran pasando en este preciso instante.

Y vuelven, generosamente vuelven,
cuando les abro la puerta de mi corazón de par en par.

Se ponen tan contentos que empiezan a escaparse juguetones,
y me recorren todo el cuerpo dejando su huella por donde pasan.

Quieren salir los muy cotillas para ver que pasa fuera,
pero los convenzo que dentro se está mejor.
Entonces se conforman y se quedan asomados en mis labios
ayudándome a esbozar una sonrisa.

Cierro los ojos, me relajo y sonriendo, me duermo dulcemente.
Buenas noches, gracias de nuevo y hasta muy pronto
¡No se escapen mientras duermo por favor!

jueves, 27 de agosto de 2009

“Tristeza”

Es un sentimiento de tristeza pensar que has perdido a un amigo.
Pero más triste aun es preguntarte si alguna vez lo fue.
Los sentimientos se contradicen cuando los pensamientos se mezclan en un mar de dudas.
Humanamente uno es capaz de comprender muchas cosas, pero el dolor personal hace que no entiendas nada.

La amistad es entrega cuando es verdadera.
Siempre que hablamos de amistad, hablamos de más de una persona, porque si no sería una amistad imaginaria.
Igual que cuando somos niños y nos sentimos solos, deseamos tener un amigo que nos comprenda y nos lo inventamos.
Pero eso es elegir, lo otro es decepción.

Aunque no desees emitir juicios lo haces, pero eso también duele porque no conoces que es realmente lo justo.
Entonces aun te sientes más confundido.
Solo queda esperar y aceptar lo que venga de la otra persona.
Es mejor no complicarse la vida y martirizarse uno mismo, no sirve de nada, solo para pasar un mal rato.

Elegir a nuestros amigos es nuestro privilegio, la amistad no se puede forzar.
Por mucho que uno quiera, eso no es posible, es un esfuerzo y un malestar inútil.
Pero existe otra forma de ver la vida, el lado optimista de pensar que la otra persona se lo pierde.

Cada persona da lo que quiere dar, siempre hace más el que quiere que el que puede.
Lo que no debemos es dejar que nos influya tanto, que nos haga tanto daño el que otra persona no valore nuestra amistad.

Tal vez sea mejor ser un poco más generosos y pensar que tal vez esa persona no este preparada para recibir lo que le estamos ofreciendo, que no es su momento.
En vez de sentirnos mal, hagamos ese esfuerzo por querernos más y continuar adelante intentando ser felices.

Siempre hay tiempo para plantearnos una nueva oportunidad.

De un lado y del otro pueden cometerse equivocaciones, solo el cariño y la comprensión pueden solventarlas.
De todas formas siempre se aprende algo nuevo, las nuevas experiencias nos enriquecen.
Y de una decepción amistosa pueden salir cosas positivas, como valorar más a los verdaderos amigos.

martes, 25 de agosto de 2009

Incertidumbre

Te siento lejos y quisiera tenerte cerca.
Estas tan cerca porque estas dentro.
No sé ya que pensar, no quiero pensar, pero pienso.
No entiendo lo que siento, pero siento muy adentro.
No encuentro palabras ni explicación.
No quiero juicios que hacen daño.
No quiero excusas que me suenen falsas.
No me hacen falta promesas que no se cumplen.
Pero me duele tanto el silencio.

No quiero esperar, pero espero.
En el fondo sé que lo que espero no es realidad.
Porque en realidad no sé lo que espero.
Quiero creer en todo eso que sonó hermoso.
Me gusta pensar que es de verdad.
No quiero ser injusta, pero temo serlo.
Ahora no quiero dar más porque no entiendo nada.
Pero en el fondo quisiera dar mucho.
Llevo tanto dentro.....

El sabor del recuerdo deseo que permanezca dulce.
Quiero apartar de mi todo aquello que sabe amargo.
Guardar lo que me hizo feliz y eliminar todo lo cruel y triste.
Sé que necesito paz, por eso me hago cada día más fuerte.
No quiero dar nunca más a nadie el poder de hacerme daño.

Durante mucho tiempo sufrí inútilmente y puedo asegurar que eso no sirve para nada.
Solo para traer más dolor, hacerlo más intenso, robarte las fuerzas, malgastar energías y perder un valioso tiempo que jamás regresa.
Tarde nos damos cuenta de esas cosas, pero volvemos a caer en ese vacío repetidamente.
¡Cuánto nos cuesta aprender!

Tantas veces nos sentimos llenos por dentro y flotando en una nube.
Dejamos que esa nube se eleve muy alto.
Y de repente como el sobresalto al despertar bruscamente de un sueño parece que caemos y se nos encoge el estomago.

¡Son tantas las emociones constantes que envuelven al ser humano!
Que cuando no somos capaces de llevar el control y permitimos que nos controlen, perdemos irremediablemente estabilidad emocional.

No me gusta estar inestable.
Lucho día a día por mi equilibrio, pero el ser humano que encierro dentro me dice que no todo puede estar bajo control.
Yo lo asumo, lo acepto, pero a veces me da miedo.

Sé que todo no puede ser como yo creo o pienso.
Sé que todo el mundo no siente igual que yo.
Sé que cada uno tiene su propia perspectiva de la vida.
Pero a veces una se deja llevar por sus sentimientos y equivocadamente se engaña.

Me han dicho que soy una mujer difícil.
Puede ser, no lo niego.
Tal vez es que pienso demasiado, que analizo mucho las cosas.
Puede que profundice mucho en cosas que a veces no merecen la pena.
Pero... ¿Cómo puedo saber cuales valen la pena o no, sino profundizo en ellas?
De todas maneras esa soy yo.

Así siento, así vivo mi vida interior, muy rica aunque equivocada en ocasiones.
Me gusta comunicarme con los demás, pero después de hacerlo conmigo.
Tal vez a veces quiera respuestas que nadie tiene.
Pero no dejo de buscarlas, creo que yo soy una búsqueda constante.

No quiero dejar de buscar, ni de entender.
Quiero saber que es posible que no este tan equivocada.
Y si lo estoy, aprender de mis errores.
Pero lo que nunca quiero dejar de sentir es que continuo estando viva.

No quiero pasar inadvertida por la vida.
No quiero dejar que la vida me resbale por encima o que solo me salpique.
Lo que quiero es sentirla, vivirla.
Quiero que algo me vaya quedando dentro cada día.
Y prefiero sentir esa incertidumbre, a no sentir nada.

Dentro de mí quiero ir acumulando vivencias y sentimientos, que permanezcan ahí para siempre y me acompañen el resto que me queda por vivir.
Ojalá que ese resto sea muy largo.
Ojalá me dé tiempo de disfrutar de mi tiempo.

Me gustaría ser capaz de que cuando llegue la vejez pueda seguir acumulando más de lo mismo pero distinto.
Disfrutar de todo lo bello y dulce de lo vivido.
Que lo triste, lo cruel y lo amargo sea capaz de ir borrando el dolor de los recuerdos.
No olvidar que un día me hicieron daño, para no condenarme a repetir mi historia, pero si evitar que su recuerdo duela solo de pensarlo.

Tal vez le pida mucho a la vida, puede ser, no lo descarto.
Pero al final de cada pensamiento triste, de cada sentimiento que me duele, que me hace daño, pienso....
¿Sí no me quiero yo, quién me va a querer?
¿Sí no doy yo, quien me va dar?
¿Sí no busco yo, buscaran por mí? ¿Sabrán lo que busco?
¡Sinceramente creo que no!
A veces ni yo misma lo sé.
¿Quién sería capaz de adivinarme así?

Del que nunca pide, nunca se conocen sus necesidades.
Del que nunca busca, no se sabe si es capaz de valorar lo que se encuentra.
Del que no es capaz de quererse así mismo, quién es capaz de creer en su amor.

Amo, pido, busco, aprendo....... y no me importa estar equivocada.

Quiero tener tiempo para equivocarme y estar a tiempo para darme cuenta y no repetir los mismos errores.
Y si es posible que la vida sea aun un poco más generosa y me dé un poquito más de tiempo para enmendarlos.

No me da miedo vivir mientras me siga sintiendo viva.
No me da miedo descubrir que no me aman, mientras yo sea capaz de seguir amando.
No me da miedo estar sola, mientras yo siga estando conmigo, queriéndome, valorándome, ofreciéndome amistad y dándome oportunidades.
Creo dentro de esa incertidumbre que los demás serán el espejo de cómo yo me vea.

miércoles, 5 de agosto de 2009

“Ser Mujer”

Sentirme mujer es sentirme yo.
Orgullosa de mi condición, de mi sexo.

Nunca he deseado cambiarme, ser hombre.
No me planteo que ser mujer sea un problema, muy al contrario, lo considero un privilegio que me otorgó la naturaleza.

Creo sinceramente que si a alguien le molesta que sea una mujer no es mi problema, es el suyo.
Yo, primeramente me considero un ser humano, con mis derechos y responsabilidades, de ahí parto, después, soy mujer.

No entiendo a esas mujeres que se condicionan así mismas por el mero hecho de ser mujer.
Pienso que cada uno es el que se pone las limitaciones.

Cierto es, que aun vivimos en una sociedad estructurada por hombres, pero eso está cambiando día a día.
Ese cambio es producto del despertar de mujeres que no han permitido que les pongan limites, que han luchado duro para sobrepasarlos, para que esos limites cada día estén más lejos.

Creo que el luchar en contra de los hombres es una equivocación y un gasto de energía inútil, cuando esa energía se puede emplear en conseguir lo propuesto.
No se trata de demostrarles a ellos de lo que somos capaces de hacer, se trata de estar satisfechas con lo que hacemos.

No creo que debamos ir continuamente justificándonos por los espacios que vamos cogiendo, simplemente ocupar lo que creemos y demostramos que merecemos ocupar.
Cuando nos sentimos seguras, la realidad es obvia.

Es cierto que aun nos condiciona la educación recibida a unos y a otras, pero el cambiarlo esta en nuestras manos, más que en las de ellos.
Para ellos es una situación más cómoda lo conocido que lo que se desconoce.
No olvidemos que somos nosotras las que parimos a los hombres y a las mujeres, y que si desde lo más hondo de nuestro interior creemos en la igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades, sabremos sembrar esa semilla solidaria y humana, regándola con constante cuidado para que crezca sana y fuerte.

Es cierto que en muchos terrenos la mujer lucha duro por mantenerse y porque se la valore y respete.
No voy a negar lo innegable.
Una vez leí una frase que me encantó, decía así:
“La igualdad entre el hombre y la mujer llegará el día que una mujer incompetente pueda llegar tan lejos como un hombre incompetente”
(Un buen ejemplo sería "George Bush" ¿o no? jejejejee)

Es cierto. Hoy en día la mujer debe demostrar que vale para desempeñar ese puesto de trabajo mientras que al hombre se le da por hecho.
Muchas veces los salarios nos son igualitarios por desempeñar el mismo trabajo. Todo eso es cierto.
Pero también es cierto que eso lo permitimos muchas veces nosotras por no tener el valor de denunciarlo por miedo a perder nuevamente y nos envolvemos en el juego que decimos que no queremos jugar.

Una amiga mía dice que el poder esta ahí, solo hay que atreverse a cogerlo.
Durante siglos se le otorgó al hombre solo por su condición de sexo nada más nacer, el poder, el espacio y las decisiones, las suyas y las nuestras.

Eso nunca cambiará hasta que ese cambio se produzca sin miedos en nuestro interior, ese el primer gran paso a dar por nuestra parte. Los demás vendrán uno tras otro.

No olvidemos que hombres y mujeres nos necesitamos mutuamente.
Que nos amamos, nos adoramos y complementamos.
Maravillosa la diferencia que nos hace distintos.

Me encanta sentirme mujer y femenina y seducir a mi hombre.
Saber que estamos juntos porque así lo decidimos.
Sentirme a su lado segura porque su amor me reconforta no porque no sé cuidarme sola.
Mimarlo y cuidarlo porque me hace feliz.
Saber que a su lado es más dulce la vida.
Saber que cuando lo necesite va ha estar ahí sin la necesidad de llamarlo, porque yo estaré cuando me precise a su lado.
Me encanta saber que la puerta esta abierta y que ninguno de los dos se va porque preferimos estar juntos.

Yo sólo le pido respeto, que me acepte tal como soy y no intente cambiarme, porque entonces ya no sería yo, me perdería dentro de mí y él perdería conmigo porque tendría muy poco que darle.
Porque si no me quedo yo ¿qué puedo dar?

Creo que la marginación, la manipulación, el rechazo, la frustración, la impotencia, la falta de autoestima no es buena para el ser humano, y humanos somos todos.

Es inútil aislarnos, todos necesitamos de todos.
Por eso es mejor concentrar las energías en construir una sociedad que nos llene y cubra más las necesidades de todos en vez de pelearnos y enfrentarnos, eso siempre trae frustraciones.

No existe esa formula mágica que sirva para todos, pero todos tenemos sensibilidad para detectar las energías que nos rodean y ver como está el paño.
Otra cosa es que disimulemos y nos hagamos los tontos porque no nos interesa, eso sabemos hacerlo todos.

Creo que es una labor de hormiguita, que se construye poco a poco y en equipo, cogiendo y cediendo.

Quiero ser optimista respecto al futuro, tengo dos hijos, hombre y mujer y mis palabras para los dos siempre han sido las mismas:
“Tu serás lo que quieras ser.
Tu te pones tus limitaciones.
Piensa y decide.
Responsabilízate de tus decisiones y actos.
Has nacido libre, decide tu vida, yo solo deseo que seas feliz”

miércoles, 29 de julio de 2009

“Pensamientos ocultos”

¿Qué ocurre en nuestro interior cuando llega el silencio?
En medio de ese silencio interno se escucha la voz de los pensamientos.
Se hace oír latente,
y esos latidos se esparcen por todas partes.

Resuenan como un eco y se unen a los latidos del corazón,
llegando hasta la misma conciencia
allí se paran y permanecen,
se analizan, se evalúan,
y a veces se intenta huir pero sin éxito.

Lo único que queda es el enfrentamiento
y después la innata capacidad de decisión.
Te puede aflorar una sonrisa
o escaparse una lagrima.

A fuera, meros espectadores los transeúntes de la vida,
no te entienden, no comprenden.
Pero....¡claro! es que están fuera.

Ese mundo interno tan particular,
tan íntimamente nuestro
donde no importa la verdad o la mentira,
solo la realidad.
La realidad propia interna,
esa que nadie entenderá nunca
precisamente por ser tan privada,
por vivir y sentir en exclusiva,
por la incapacidad del ser humano de explicarse a la perfección.

¿Pero como explicar un sentimiento?
Suficiente tarea es el afrontarlos y tratar de entenderse uno mismo.

Maravilloso ser humano imperfecto,
intrépido hasta el atrevimiento de juzgar gratuitamente a los de su misma especie.
Triste atrevimiento de los pobres de espíritu
que no se atreven a mirarse y verse en un espejo.
Buscadores de lo fácil
y miedosos del esfuerzo de verse por dentro.

Si este planteamiento cambiara,
si fuéramos capaces de admitirnos con alegría,
tal vez nos quedaría esa sonrisa,
esa que es capaz de salir por nuestros ojos y esbozarse en la boca
cuando admitimos lo que somos y decidimos mejorar,
cambiar todo aquello que no nos gusta,
elegir lo que queremos ser
y ser libres para volar con el pensamiento.

Esa magia de pensar,
la mente en ebullición,
pero al mismo tiempo con paz.

La paz interna,
esa que llega aunque sea solo por instantes.
Cuando somos de verdad,
cuando nos aceptamos sin miedo,
cuando queremos e intentamos crecer desde dentro hacia fuera,
pero sin presumir ni hacer publicidad,
solo siendo los únicos protagonistas de la historia.

De nuestra propia historia,
esa que vive en nuestros pensamientos ocultos.
Esa de la que si nos lo proponemos
podemos ser la estrella.

viernes, 24 de julio de 2009

Feliz Santo Papá

Querido Papá,
mañana es el día de tu Santo,
me gustaría poder felicitarte personalmente,
darte una abrazo muy fuerte y muchos besos, pero no puedo.......
¡Y te echo tanto de menos!
que por eso siento esta necesidad de escribirte.

Me siento inquieta,
me gustaría poder vaciar estos sentimientos que llevo por dentro.
Es una mezcla de nostalgia, ausencia, impotencia, pena.....
porque no estés aquí y hace tanto tiempo que faltas.

Yo no soy de ir a cementerios a llevar flores y recordar ahí a los muertos.
Pienso que el cuerpo es solo una funda que está de paso.
Que mi padre no es lo que dejé allí.
Mi padre es otra cosa.
Es energía, esencia, sonrisas, calor humano,
y todo lo que me dejaste en la mente y en el corazón.

Me dejaste muchas cosas aunque te fuiste demasiado pronto.
El amor a la familia que para mi es lo primero.
El ser solidaria y pensar en los demás,
ser consciente que uno no está solo en el mundo.
Porque siempre te vi ayudar a los demás,
tenías un corazón muy grande.
Eras capaz de quitarte un pan de la boca para dárselo a otro.
Tu capacidad de lucha y de no darte por vencido fácilmente.
Gracias a tu ejemplo si hoy me preguntan si se hacer algo,
no digo que no, contesto:
aprendo muy rápido.
Tu alma viajera se quedó conmigo, la heredé.
Hasta cocinar, que me encanta inventar y no te dio tiempo a verlo.
La radio que tanto te gustaba y te dormías siempre escuchándola....
Hubo un tiempo que hice unos programas como voluntaria,
donde descubrí que me sentía libre
y disfrutaba mucho comunicándome con quien quisiera escuchar.
Hoy que igual que tu me aventuré a montar una empresa,
en tantas ocasiones me gustaría poder contar con tu consejo,
por tantas cosas me vienes a la memoria a diario......
que siempre te siento conmigo.

Por eso digo que no voy a un cementerio, no me hace falta.
Estás en casa, en la oficina .... y en mi corazón por siempre.

Voy a tratar que los recuerdos, los hermosos,
me hagan sacar la sonrisa y me sacuda está tristeza que tengo esta tarde.

Recuerdo de toda la vida como celebrábamos nuestros santos en familia.
Dos Santiagos y dos Anas, 25v y 26 de julio.
Dos días seguidos de fiesta y ya se acabaron los santos hasta el próximo año.

Te encantaba meterte en la cocina a preparar de todo,
siempre te parecía poco,
al final había comida para un regimiento.
Por eso el día de Santa Ana ya no teníamos que preparar nada
y después de la juerga de día de Santiago nos tirábamos a la bartola.
Lo pasábamos muy bien los cuatro juntos,
era divertido programar esos dos días de fiesta.
Había mucha ilusión y mucho amor.
Calor familiar del bueno.

Otro recuerdo me viene ahora a la mente,
cuando fuimos a la nieve e hicimos un muñeco y guerra de bolas,
terminamos revolcándonos por la nieve,
y luego pusimos juntos el muñeco encima del capó del coche.

Cuando estaba embarazada y me senté en tus piernas
haciéndote la pelota para que me compraras el bañador de premamá y Mamá decía:
Mira la mimosa que hasta le cambia la voz cuando le habla a su padre.

Tu cara cuando nació mi hijo, tu primer nieto,
esa sonrisita nerviosa y los ojitos brillantes y húmedos.

¡Ay Papí que ya lo conseguiste,
que ya me salió la sonrisa en los ojos, en la cara y en el corazón, ¡GRACIAS!

Quiero que sepas que se que aunque no te vea no te has ido,
estás aquí ahora, en este momento porque yo te siento aquí conmigo.

Que aunque a veces me de esa bajona por echarte de menos,
al final aflora mi alma positiva y se que velas por mi,
que nunca me dejaras sola
y que me seguirás cuidando hasta que sea una viejecita.

Te quiero mucho Papí, y te deseo un feliz Santo,
te prometo no estar triste ni mañana ni pasado ¿vale?
Y también te prometo que procuraré que Mamí esté feliz en tu Santo y en el nuestro.

Un beso muy grande de tu niña que te quiere mucho.

PDT.
¡Felicidades hermano, que pases un día muy feliz Santy, te quiero!

martes, 21 de julio de 2009

Para ti, Mamá Lola.



Homenaje a Cayetana Dolores Armas Rodríguez

“Impotencia”


A veces me pregunto por qué es tan dura la vida, tan injusta.
Por qué a veces seguir viviendo duele tanto. Qué decirle a alguien que quieres mucho y al que ves que está sufriendo tanto.
Alguien que durante toda su vida ha dado a manos llenas con generosidad y amor. Alguien que ha compartido lo que tenia, y que es mucho cuando se tiene poco y no hay medida en la entrega.
Me siento impotente de no poder hacer nada que considere que alivie su sufrimiento. Yo que siempre hablo tanto, ante ella me faltan las palabras. Intento darle algo de mi optimismo, gastarle bromas... Pero sin resultados, la pobre no esta para nada de eso.
La veo indefensa y derrotada, con ganas de terminar con todo de una vez y para siempre. Pero a la vez con miedo, con mucho miedo. Miedo a sufrir más y a no saber cuanto puede durar, y al mismo tiempo aferrándose a la vida.
La recuerdo fuerte y Genérala, con don de mando y poniéndonos a todos firmes. Mujer decidida y responsable que tomaba las riendas de su vida y de todos los que se arrimaban a ella indecisos, necesitados o indefensos. Su casa siempre parecía una pensión donde todos encontraban cama y comida. Siempre había un plato en la mesa para el que llegaba, aunque su despensa estuviera necesitada.
La veo dando consejos y diciendo como se deben hacer las cosas (bajo su punto de vista aunque no siempre compartido) Mujer adelantada a su tiempo a la hora de solucionar problemas y mover cielo y tierra sin ahogarse en burocracias.
Solo una vez discutí con ella, cuando me dijo que los hombres se sacudían los pantalones y yo le decía que llevaba puestos vaqueros y que también me los podía sacudir. Aunque ella afirmaba que no era lo mismo y me mostraba toda una serie de argumentos, típicos de su época y de la mentalidad que le inculcaron sus mayores.
Siempre fue una mujer guapa y elegante que le gustaba ir de punta en blanco y ahora me da pena ver como le da igual todo, como no tiene ánimos para nada. Es muy triste que después de toda una vida de trabajos se tenga un final tan cruel, tan lento e incierto.
Yo no soy su hija, pera la siento como si fuera mi madre, son muchos años en su familia. Aparte de eso veo a todos los que la quieren sufriendo, sobre todo a mi viejito y a mi marido y su pena se hace mía sumándose a la que siento.
Me siento triste e impotente, sin saber que hacer ni que decir. Solo se puede ayudar y apoyar a llevar un proceso que esta ahí sin que nadie lo haya pedido, donde sobran las palabras y prevalecen los sentimientos.
Quiero pensar que cuando todo pase ella no se irá, se quedará con nosotros, pero no con ese triste recuerdo del final. Quiero recordarla fuerte y valerosa, decidida y sonriente tal como la conocí durante más de veinte años. Recordándola con una frase que ella siempre decía: “Genio y figura hasta la sepultura” ¡No te rindas Lola! ¡Échale valor a la cosa como siempre! ¡Saca ese genio y figura que siempre nombraste! Porque los que te queremos estamos contigo.
2ª Parte
“Siempre vuelve a salir el Sol”
¡Dios es Grande y Generoso con quien siempre lo ha sido hacia los demás! ¡Está ahí y se está haciendo notar brindándote otra oportunidad Lola!
Agárrala fuerte y no la sueltes y agradécesela luchando. Muéstrale tu hermosa sonrisa y saca a flote tu buen humor.
No te canses de darle las gracias por devolverte “Tu genio y figura” y por aplazar bien lejos lo de la sepultura. Porque Él ha decidido no enviarte aun el contrato que te deje hacerle compañía en el cielo.
Me siento tan feliz de ver tu mejoría, que no puedo dejar de ver la mano de Dios en todo esto. Yo nunca le pido muchas cosas y mi forma de rezar es hablar con un amigo.
Que yo recuerde solo le he pedido dos grandes cosas, la vida de mi hija y la tuya Mama Lola. Pero en mi petición le pedí algo más, que fueran vidas sanas y felices.
Creo sinceramente que mi petición una vez más ha sido escuchada por ese amigo que molesto de tarde en tarde. Y que se habrá sumado a los rezos que habrán hecho muchísimas personas que te quieren tanto.
Ahora el gran esfuerzo tiene que ser el tuyo. Sabes perfectamente que no estas sola en esta lucha. Que somos muchos los que estamos dispuestos a luchar contigo.
Ha llegado el momento de amarte tu Lola. Mira la vida que se te ofrece por delante y degústala, Sácale el jugo al hecho de estar viva y de ser amada. Trata de vivir cada segundo dándole la importancia que tiene.
Piensa que muchas veces no somos conscientes de todo lo bello que en la vida tenemos y no le damos el valor que tiene. Y las más valiosas son las que no tienen precio, como el amor, y tú en ese aspecto eres muy rica.
Tu tienes muchos motivos para sentirte feliz de estar viva. Piénsalo, medítalo y valóralo. Siempre has sido una luchadora incansable, este es tu momento Lola, demuéstratelo a ti misma. Hazlo por ti y por los que te queremos y te necesitamos.
¡Vive, sé feliz y haznos felices a nosotros dejándonos disfrutar de tu amor y tu sonrisa!
Te quiero Mama Lola.
P.D. 18/12/98
Lo primero que has leído lo escribí después de pasar esa noche en el hospital. Tuve mucho miedo Lola, pensé que te morías. La segunda parte la escribí después de ir contigo a Arucas en tu segunda visita al medico, sintiéndome muy feliz de ver como te estás curando. Te veo cada día mejor Lola, has recuperado tu sonrisa y tu buen humor y te felicito por ello. Sigue así, pero no dejes de darte oportunidades a ti misma, como se suele decir: “Marcha atrás ni para coger impulso” Un beso y cuídate mucho.
Tu nuera, te quiero.
Lola llegó a leer esto que con tanto amor le escribí y me regaló su sonrisa. Guardó los papeles que le imprimí y se que los leyó más veces y orgullosa mostró a personas queridas lo que su nuera le había escrito. Nos acompañó unos años más hasta que realmente no pudo más y tiró la toalla el 21 de julio de 2003. Pero nos dejó muchas cosas, no materiales, sino de las importantes, de las que no se pueden tocar pero se sienten y siempre estará con nosotros, al menos los que la queremos así lo sentimos.
Hoy, 6 años después de su fallecimiento, esta es la forma en la que quiero recordarla con tanto cariño como el que ella me dio desde la primera vez que entré en su casa con solo 15 años.

lunes, 13 de julio de 2009

REFLEXIONES: Recordando a Miguel Angel Blanco

“Antes y después de Miguel han habido más asesinatos igual de crueles e injustos, pero tal vez el que más nos impactó fue el de Miguel por ser una muerte anunciada que mantuvo a millones de personas expectantes y con la vana esperanza de que lo dejasen vivir.
Con el mismo respeto y consideración va para ellos, las víctimas y sus familias mí afectuoso recuerdo.”

Esto lo escribí el año que murió Miguel, pero creo que él se merece que vuelva a recordarlo.


“ Recordando a Miguel Angel Blanco”

He pensado en Miguel Angel Blanco, en su muerte inútil, su vida segada de forma cruel y cobarde, por la espalda y obligándole a arrodillarse, como para que se sintiera todavía más impotente ante la muerte que se le anunciaba inmediata.

Me pregunto si esa posición en la que se encontraba Miguel le hacia sentirse más poderoso a su asesino, me vino a la memoria una frase del Che Guevara:
“Prefiero morir de pie que vivir eternamente arrodillado”

Creo que el pueblo vasco, que es el que más sufre esta situación de locura incontrolada, en esos días decidió ponerse de pie, yo espero que al menos la muerte de Miguel sirva para que tengan la valentía y el coraje de continuar de pie.

Yo no conocía de nada a Miguel, pero me afecto mucho su muerte porque el primer derecho humano es el derecho a la vida, y él era un joven con todo un futuro por delante y se lo robaron sin piedad ni respeto.

Esas personas que ejecutan esos actos injustificables, son también hijos de alguien, yo soy madre, y pienso como podría sentirme teniendo la conciencia de haber parido un monstruo.
¡Que tristeza tan grande para esas madres y padres, que dolor deben sentir con tan pesada carga! Porque al fin y al cabo son sus hijos y no podrán evitar quererlos.

No sé si estos asesinos alguna vez se pararan a pensar y a sentir respecto a sus crímenes, seguramente se entretendrán y distraerán sus culpas planeando el próximo asesinato, pero por un momento he querido pensar en que queda algo de humano en ellos y en lo que puedan pensar en la soledad de su conciencia, que aunque también le pongan una mordaza deben tenerla en un zulo muy escondido en su mente.

Y yo siendo tan ilusa y sin tener capacidad para asimilar tanta imaginación a la hora de infringir crueldad y dolor a un semejante, a otro ser humano, me he atrevido a escribir una utopía de lo que puede pensar un ser que es capaz de matar a quien ni si quiera conoce.

Estas Navidades y todas las que sigan, en casa de la familia Blanco habrá un gran vacío porque Miguel no estará presente para poder disfrutarlas con los suyos como era su derecho. Pero sobre lo que nunca tendrán poder esos asesinos, es para poder evitar que Miguel siga vivo los 365 días de cada año en el corazón de todos aquellos que lo amaron.

“Utopía”
A veces uno mismo no se entiende,
no es capaz de asimilar su actitud ante circunstancias de su propia vida.
Es difícil, porque uno tiende a justificarse ante sí mismo,
porque la otra opción es más dura,
es enfrentarse a la realidad y juzgarse,
y dentro de uno mismo no hay escapatoria posible.
Vives contigo, la conciencia es parte de tu indumentaria cotidiana,
la llevas puesta, siempre viaja contigo a todas partes,
no te permite descanso, tampoco la puedes dejar en casa.
Tu conciencia eres tú, y tu siempre estas contigo.
Solo tienes dos opciones posibles,
una, estar a gusto contigo mismo,
satisfecho de quien eres y de lo que haces,
o dos, no gustarte,
no tener otro remedio que admitirlo e intentar soportarte.
Eso sí, siempre puedes elegir.
A veces resulta difícil saber donde está el limite de la elección,
todo depende de lo que se trate,
al fin y al cabo solo somos seres humanos,
por lo tanto imperfectos.
Todos cargamos con nuestro paquete de errores,
unos tenemos una carga más ligera, otros demasiado pesada.
Pero... ¿quién nos llena el saco?
Indudablemente el saco de la conciencia lo carga uno particularmente.
Nacemos libres e iguales, con poder de elección,
entonces elijamos y no culpemos a nadie por ello.
Debemos saber enfrentarnos a nuestras elecciones y a sus consecuencias,
después solo nos queda el llanto,
y en las peores ocasiones, el peor llanto,
el que se llora en el silencio de la soledad.
Nuestra conciencia puede ser muy dura con nosotros,
tanto como nosotros se lo permitamos con nuestros actos.
Al fin y al cabo,
la elección siempre es nuestra.