martes, 10 de noviembre de 2009

Cupido viaja en ADSL



Una pantalla, un teclado, y el ciberespacio...

Hoy día gracias a la tecnología no existen las distancias.
Podemos conocer personas de cualquier país,
y todo ocurre en tiempo presente.
Algo antes inimaginable,
cuando una carta a veces tardaba tanto en llegar
que las noticias eran ya pasado.

Y en ocasiones, Cupido que es muy moderno,
se cuela por la conexión ADSL
entrando en el sistema de nuestro ordenador.
No es broma, a veces ocurre.

Empieza apoderándose de tu voluntad,
no te puedes despegar del teclado.
Si no tienes una Webcam, corres a comprarla,
pero mientras si es necesario te llevas la de tu madre,
no puedes esperar.

Y luego..... ya estás atrapado,
no quieres dejar de mirar la pantalla.
Pero eso ya no basta, no es suficiente.
Quieres escuchar su voz y le dices si acepta la videollamada.

Por fin escuchas su voz, y encima va y te canta.......
Ya no puedes hacer nada,
Cupido acertó de pleno con su flecha y estás enamorado.

Dos países, un océano de por medio,
pero como si fuera un charco.
El amor no entiende de distancias y no tiene fronteras.

Nada importa la diferencia horaria.
Aunque antes te encantara dormir,
ahora vives pendiente de la hora de la próxima conexión.

Hasta que un día no puedes más con tu sueño y decides que quieres dormir.
Pero ya no lo quieres hacer solo, de ahora en adelante quieres acostarte y despertarte cada día con tu amor, ese que te sonríe a través de la pantalla.

Y emprendes un largo viaje a tu destino, EL AMOR.
Durante el trayecto mil mariposas revolotean en tu estómago.
Es la ilusión, el anhelo, la incertidumbre y el miedo a lo desconocido.
La misma ilusión, anhelo, incertidumbre que siente tu amada que te espera.
Una apuesta muy alta por ambas partes.

Después por fin el esperado encuentro,
y la satisfacción de comprobar que era todo aun mejor de lo que podías esperar.

Y llega es momento dulce y esperado de estar al fin solos y juntos.
Lo demás es solo un aumento del comienzo,
cuando todo esta claro y el deseo es mutuo.

Una vida juntos, no importa donde, pero siempre juntos.
En cualquiera de las dos orillas del charco, pero juntos.

Porque todo el que os quiera respetara la decisión que tomen.
Y al resto siempre nos quedará...
Una pantalla, un teclado, y el ciberespacio...
Sin olvidarnos de la videollamada, claro.

Porque Cupido el del ADSL, existe.
No es un mito,
que yo no lo he visto,
pero una parejita muy cercana sí. jejejeje

Queridos hijos Willy y María,
esta es mi forma de felicitaros por el 3º aniversario de boda.
Me da gusto ver como se aman y complementan.
Ahora que se van a vivir a Perú,
les deseo toda la suerte y felicidad del mundo.
Pero estoy muy tranquila porque sé que tienen una familia maravillosa que les espera.
Y yo prometo cruzar el charco cuando pueda y conocer a mi familia peruana.
Sobre todo cuando me hagan abuela jajajaja que con Francesca ya me entrené.
Muchos besos y muchos años de feliz matrimonio.

2 comentarios:

Carmela dijo...

A veces no hay que atravesar el charco, pues las distancias son mas cortas.
Pero a veces, hay que tener mucho, mucho cuidado, pues no es oro todo lo que reluce.
Suerte a esa pareja ciber y muchos años de felicidad.
Un biquiño.

Cele dijo...

Oooh que bonito, me ha gustado.
Se que existe, yo la he vivido, asi empezamos y llevamos ya, casi cinco años juntos. Y es que el amor puede surgir de muchas formas, lo importante es caminar en la misma direccion.
Un abrazo