miércoles, 29 de julio de 2009

“Pensamientos ocultos”

¿Qué ocurre en nuestro interior cuando llega el silencio?
En medio de ese silencio interno se escucha la voz de los pensamientos.
Se hace oír latente,
y esos latidos se esparcen por todas partes.

Resuenan como un eco y se unen a los latidos del corazón,
llegando hasta la misma conciencia
allí se paran y permanecen,
se analizan, se evalúan,
y a veces se intenta huir pero sin éxito.

Lo único que queda es el enfrentamiento
y después la innata capacidad de decisión.
Te puede aflorar una sonrisa
o escaparse una lagrima.

A fuera, meros espectadores los transeúntes de la vida,
no te entienden, no comprenden.
Pero....¡claro! es que están fuera.

Ese mundo interno tan particular,
tan íntimamente nuestro
donde no importa la verdad o la mentira,
solo la realidad.
La realidad propia interna,
esa que nadie entenderá nunca
precisamente por ser tan privada,
por vivir y sentir en exclusiva,
por la incapacidad del ser humano de explicarse a la perfección.

¿Pero como explicar un sentimiento?
Suficiente tarea es el afrontarlos y tratar de entenderse uno mismo.

Maravilloso ser humano imperfecto,
intrépido hasta el atrevimiento de juzgar gratuitamente a los de su misma especie.
Triste atrevimiento de los pobres de espíritu
que no se atreven a mirarse y verse en un espejo.
Buscadores de lo fácil
y miedosos del esfuerzo de verse por dentro.

Si este planteamiento cambiara,
si fuéramos capaces de admitirnos con alegría,
tal vez nos quedaría esa sonrisa,
esa que es capaz de salir por nuestros ojos y esbozarse en la boca
cuando admitimos lo que somos y decidimos mejorar,
cambiar todo aquello que no nos gusta,
elegir lo que queremos ser
y ser libres para volar con el pensamiento.

Esa magia de pensar,
la mente en ebullición,
pero al mismo tiempo con paz.

La paz interna,
esa que llega aunque sea solo por instantes.
Cuando somos de verdad,
cuando nos aceptamos sin miedo,
cuando queremos e intentamos crecer desde dentro hacia fuera,
pero sin presumir ni hacer publicidad,
solo siendo los únicos protagonistas de la historia.

De nuestra propia historia,
esa que vive en nuestros pensamientos ocultos.
Esa de la que si nos lo proponemos
podemos ser la estrella.

1 comentario:

Carmela dijo...

Los pensamientos ocultos.. Creo que sólo somos pensamientos. Ellos nos envuelven y son los causantes de todo lo que sucede a nuestro alrededor.
A veces, dejo de sentir que tengo cuerpo, porque solo soy pensamiento.
Escribes bonito.
Un biquiño.