domingo, 28 de diciembre de 2014

8º Capítulo: Respirando paz." La Dama de las Mariposas".


Se va acabando el año y es buen momento para volver a escribir tras casi cuatro meses.
Necesité un tiempo para volver a reencontrarme.
Hacer un viaje al interior y asimilar este año que ha sido una montaña rusa de emociones.
 De todo ha habido, como para olvidar el 2014.
Pero me siento libre por fin, en paz,
Tranquila.
Libre de cualquier resentimiento y liberada de dolor.
Fuerte para recibir mejor que para enfrentar el 2015.

Mis energías van a estar concentradas en todo lo positivo que tengo en la vida.
En sonreír porque nunca se me desgastará la sonrisa y además me sienta bien y estoy más guapa.
Cada uno toma sus decisiones y esta es la mía, ser feliz y vivir en paz.
Ese es mi mayor propósito para el 2015.

Dejar atrás todo ese dolor que me hizo parar de escribir.
Retomar la ilusión inicial con la que comencé este libro y la seguridad de que lo sea y terminarlo.
Siento esa energía que me llega cuando veo el contador de visitas del blog y veo las entradas que leen y los países desde los que me visitan para hacerme compañía en la distancia aunque sea en silencio.
Y me emociona.
Pienso en que pensaran los que me leen, en si mis palabras les moverá algo por dentro como para volver a visitarme y querer seguir leyendo. 

A veces escribir es un vaciarse porque las palabras nacen de los sentimientos.
En mi caso soy muy emocional y sensible y creo que es una necesidad desde siempre.
No recuerdo no escribir. 
De pequeñita lo hacía en cualquier libreta que pillaba.
Luego lo leía y lo guardaba. Tenía una bolsa llena de papeles.
Volvía a leerlos al tiempo a ver como me sentía y a veces cosas que tanto me preocuparon veía que no eran tan importantes. Otras me daban risa. Con algunas lloraba yo sola de nuevo igual que cuando las escribí. Mil y una sensaciones que cuando me leía era como verme desde fuera y conocerme mejor. Era una memoria de quién era, de quién soy, que pienso, que siento....

Siempre terminaba  rompiendo los papeles y los tirándolos.
A pesar de ser una persona tan abierta soy una tímida superada jejejeje
Por eso me costaba compartir mi secreto y no quería que nadie leyera nada.

Pero una vez en el colegio la profesora dijo que hiciéramos una redacción para el día de la madre.
Y ese era el tema: La madre.
Al final resulta que era para un concurso a la mejor redacción entre la clases de 5º de EGB.
Creo, no lo recuerdo bien pero yo tendría unos diez años.
La cosa fue que me puse a escribir y me enrollé, fue de varias páginas.
Recuerdo que mi redacción fue muy distinta a las demás, eso si.
Porque me puse a pensar en lo que suponía para mi madre estar sola en Canarias con dos hijos y mi padre navegando por esos mares de Dios como decía mi madre....
Total, para resumir que la profesora delante de todos los de mi clase me echó la bronca.
Así como se lo cuento.
Me dijo que era imposible que eso lo hubiera escrito yo.
Que eso lo había escrito alguien mayor.
Y que si lo que pretendía era ganar hacía muy mal haciendo trampa.
Yo le dije que me daba igual ganar o no, pero que eso lo había escrito yo.
Ni caso me hizo.Todo lo contrario me pegó una mirada de esas fulminantes.

Ningún profesor se interesó nunca por más allá de mi gramática  o de mi ortografía.
Hasta que llegué a 8º y conocí a Don Pedro, mi profesor de literatura.
Me encantaban sus clases, se me hacían cortas.
A él le gustaba mi forma de escribir y me seguía en silencio, corregía mi redacciones,,,
Y un día nos pidió una redacción libre de algo cotidiano de nuestra vida, que le contáramos algo.
Yo escribí sobre mi perros, dos gran daneses, el Enano y la Duquesa. 
Y conté una anécdota que me ocurrió en casa.
 Me puse hacer la comida de ellos en una olla enorme porque no vean como comían. 
Me fui a limpiar el baño, se me olvidó que tenía su arroz al fuego y Duquesa vino a buscarme.
Me llevó a la cocina arrastrándome de la ropa, luego me ladró señalándome la olla y me echó la bronca a ladridos.

Don Pedro habló sobre los trabajos de todos y los temas escogidos y dejó mi redacción para el final.
La última, la leyó en voz alta a todos mis compañeros y me felicitó.
Luego me llamó a su mesa y me dijo:
- Sigue escribiendo Ana, porque tu pintas con palabras.

A partir de ahí eso me animó a ir compartiendo cosas que escribía sobre lo que pensaba de cosas de la vida, pero no cosas mías.
A mi padre le encantaba que le leyera cosas y luego me tomaba el pelo.
A los míos les gusta, pero son tan cómodos que prefieren que yo se lo lea con la excusa de que así les gusta más. jejejeje
Na de na, en casa del herrero cuchara de palo jajajaa
Pero yo los quiero un montón y cuando llegan ocasiones especiales mi dulce venganza es hacerlos llorar tocándoles las fibra, los conozco a todos tannnnnn biennnnn.

Pues por Don Pedro que estará con mi padre allá en el cielo y mi suegro que este año se reunió con ellos.
 Tres buenos contadores de historias.
Por todos los que me leen.

Por mi Dama de las Mariposas que sigue ahí y hoy me regaló unas buenas sonrisas.
Seguiré escribiendo.
Y por mi, porque es una de las cosas que más me gusta en esta vida porque me hace mucho bien.
Han sido meses muy duros.
Me ha costado mucho aceptar que la mente de mi madre ya no es la que era.
Me he llenado de paciencia y de amor para aceptar este cambio en nuestras vidas.
Ahora va a un centro de día y ha mejorado mucho su ánimo y está más comunicativa.
Vuelve a ser coqueta y eso es un buen síntoma.
Tiene amigas, talleres ocupacionales, fisioterapia, gimnasia, come allí y la voy a buscar por la tarde y merienda en casa y viene contenta.
Y yo me conformo con eso.
Hasta participó como lavandera en el Belén viviente que hicieron.
Estuvieron geniales.  Nos invitaron a ver su pequeña obra de teatro y los villancicos que habían ensayado y cantamos con ellos y brindamos.
Fue bonito ver brillar sus ojitos todos ilusionados.

 Mi madre es la que está junto a la columna con el chaleco blanco y azul.
Su ánimo depende del día, así que paciencia.
La cosa es que esté entretenida y tenga calidad de vida y se encuentre bien.
No podemos pedir más.

 Su yerno, inseparable compañero que tanto le ha ayudado.
 Pepe fue quién la puso de nuevo en pie con sus masajes y gimnasia y su gran paciencia.
¡Gracias mi amor!
El último domingo de 2014 bien disfrutado.

3 comentarios:

Miri dijo...

Querida Ana
Estoy pasando por tiempos muy malos, entre a leerte y tengo que decirte que hasta en lo que escribes {y lo haces muchisimo major que yo......} estoy como mirandome en un espejo.......
Desde aqui {Canada} quiero mandarte un abrazo y un beso, desearte un feliz anio Nuevo a ti y los tuyos, cuida y valora mucho que tienes a tu bella mami cerquita a ti!!!
FELIZ ANIO NUEVO
miri

Ana Rial Ybáñez dijo...

Mi queridísima Miri, siempre me emocionan tus visitas y tan to cariño. Ya te respondí en tu blog. Pero hoy comienza un nuevo año y seguro será mejor para todos si lo empezamos pensando en positivo para atraer cosas buenas. Un besazo y un cálido y enorme abrazo que se tan grande como la distancia que hay desde Gran Canaria hasta Canadá. Feliz 2015

Nancy Ocampo dijo...

Ana me alegra que tu mami este mas alegre !! Lo centro es lo mejor , ellos estàn con gente de su edad y hacen distintas actividades que los mantienen ocupados y se sienten ùtiles .

Muy Feliz Año 2015 que sea con salud , amor , paz y sueños .

Un beso , cuìdate .Feliz comienzo de semana .
Nancy