jueves, 6 de mayo de 2010

Mi filosofía de la mierda. jejejeje

Si tu te ves como una mierda,
te trataran como una mierda.

Si tu sabes que no eres una mierda,
y te quieren tratar como una mierda.
¡Que se vayan todos esos a la mierda!

Se lo quiero dedicar a mi hijo, Willy, porque él fue el que le puso el nombre a mi filosofía cuando yo le hablaba de lo que es la autoestima. jejejeje
Willy me decía ¡Ay Ma, tu y tú filosofía de la mierda!

Y esas clases de autoestima comenzaron cuando en el cole, al no llevar uniforme, los críos compiten por marcas y yo por ahí nunca he entrado.
A lo mejor Willy iba estrenando unas playeras, (así se llama a las deportivas en Canarias) tan contento y le cortaban el rollo al chiquillo si no eran de la marca tal o cual, no menciono ninguna y así no les hago publicidad gratis.
El día anterior cuando las comprábamos lo importante era el color, el modelo, que fueran cómodas etc...
Pero cuando volvía del colegio con la cara larga nada más cruzar la puerta, por la forma de entrar yo ya sabía que le pasaba algo.
- ¿Qué tienes Willy?
- Nada
Pero al final terminaba contando y echando pestes de sus playeras porque no eran de marca.
Y yo le decía:
- Claro que son de marca, mira.
Y le mostraba la etiqueta.
- Todas las cosas tiene una marca, la marca es la casa que las fabrica, la empresa que las comercializa. Lo que ocurre es que unas marcas son más famosas que otras porque la empresa es más fuerte y tiene más dinero para invertir en publicidad. Y además, está la gente que paga un dineral por algo de la marca “tal” y que lo lleva en letras grandes haciéndoles publicidad gratis pagando ellos.
Mira Willy, si quieren que yo les haga publicidad que me paguen ellos a mi.
¿No te parece? Lo importante es que a ti te guste y estés cómodo, lo que digan los demás no debe importarte, tu tienes tu propia personalidad. No tienes porque ir en serie, todos iguales.
Además, ¿vas descalzo? No. ¿Vas desnudo? No. ¿Pasas hambre? No. ¿Tienes una buena casa? Si. ¿Tienes una familia qué te quiere y qué te cuida? Si.
¿Estás sano? Si. ¿Entonces mi hijo, qué importa lo qué diga la gente?
Tu vales mucho desnudo, porque eres Willy, no te hace falta nada más para tener un gran valor.
Que pena me da de aquellas personas que solo valen lo que tienen ¿no crees mi amor? Porque el día que no tengan nada entonces se sentirán tan mal, como si ellos no valieran nada, no sabrán valorarse.
Y Willy me decía:
- ¡Ay Ma, tu y tú filosofía de la mierda!

Nunca me ha pesado ser madre tan joven aunque pensaran que estaba loca porque fue muy escogido y buscado.
Este 14 de mayo cumple mi Willy 30 hermosos años y estoy tremendamente orgullosa de mi hijo porque no es un materialista, sabe valorar a las personas y conserva las amistades de niño y suma muchas de diferentes nacionalidades por el camino. Es muy buena gente, cariñoso, dulce y simpático, te partes con él.

Así que valió la pena mi filosofía de la mierda ¡FUNCIONÓ! jajajajaja
Willy fué mí padrino en mís bodas de plata. 
Me llevó del brazo y 24 años de sú vida volaron por mí mente en segundos al sentirlo tan grande, tan hombre, mi niño...

2 comentarios:

rosscanaria dijo...

Te apoyo, los hijos siempre serán "nuestros niños" Dí que sí, jeje
visítame.
Buen finde.
Besines,

Ana Rial Ybáñez dijo...

Hola Ross,
de vez en cuando, es bueno dejarse llevar un poco por la locura, porque si siempre somos tan cuerdos si que nos volveriamos locos ¿no crees?
Encantada de saludarte un besito y feliz finde